He aquí un disco y una banda que no dejan de resultarme curiosos por varios motivos, publicaron un único disco en el año 2006 y desde entonces poco más hemos sabido de ellos, siguen teniendo su myspace que banda no tiene uno hoy en día, pero de información sobre ellos prácticamente nada, que se sepa su último concierto fue en noviembre del 2007, desde entonces poco más se sabe. Si no supiéramos nada de BMR y nos dijeran que este álbum es de 1990 o 1991, podría colar perfectamente y nos rascaríamos incluso la cabeza diciendo si suena como ...  Efectivamente el disco suena a Soundgarden y mucho. Por si hay algún despistado viendo la foto del cantante de los Black Market Radio, es fácil entender que ese parecido físico y vocal con Chris Cornell, no es ninguna casualidad se trata de la banda de su hermano pequeño Peter Cornell.

En cuanto a voz  no alcanza las cotas que en su día fijo su "difunto para la música" hermano, quizás su voz sea un pelín más rugosa y el nivel de agudos no es el mismo desde luego, pero la genética está ahí y Peter canta muy bien. Otra cosa seria triunfar a estas alturas con un sonido por momentos tan Soundgarden, por momentos de un rock bastante menos visceral y más estándar. La banda fue fundada en Nueva York en el año 2001 por el emigrado de Seattle Peter Cornell cantante, guitarra y letrista y el bajista oriundo de la gran manzana Keith Mannino que había estado entre otros con Shadow Box y Lenny Kravitz, reclutan luego a John Hummel para la batería y en último lugar a Topher Mohr como segundo guitarra.

En "Better than a killer" hay buenos momentos uno de los mejores es "Good ridance" de acuerdo que aquí no hay un Kim Thayil a la guitarra, ni la base rítmica es tan contundente como la formada por Shepard/Cameron pero es un tema con un sonido muy de la época Badmotorfinger y vocalmente muy bien trabajado. Habrá a quien le irrite la banda, pensando que el hermano pequeño falto de talento imita al mayor, pero este disco tiene bastante más talento que los últimos años de la carrera de Chris, o al menos en la emulación predomina el Rock y no la pachanga.

 

"Warned You" tiene un sonido que algunos momentos recuerda un tanto a "Spoonman" y una de las mejores interpretaciones vocales de Peter que por unos instantes con su voz desgañitándose nos transporta a aquellos primeros años 90, un tema sin un ápice de comercialidad que acaba con la voz sin instrumentos. "Better than a killer" tiene una onda mucho más Zeppelin, un bonito medio tiempo muy trabajado vocalmente y con unas guitarras que en esta ocasión no nos regalan riffs machacones. "Big Stones" otro tema de riffs monolíticos, que recuerda mucho a la banda de su hermano aunque aquí los coros suavizan algo el contenido. "Link" con ese inicio de tambores tribales y la voz de Cornell que parece venir desde lo más profundo de su gargante así como un riff crudo con un cierto aire stoner nos introducen en un tema con voces distorsionadas, y guitarras más melódicas en su parte final. "Wave" es un tema que se aleja bastante de la línea seguida por el disco hasta ese momento tanto en lo vocal como en lo instrumental, suena más como una canción powerpop acelerada. "Suicide parlour" tiene un riff de guitarra que recuerda al "Miss you" de los Stones como entrecortado y es uno de los cortes más flojos del disco, con efectos aplicados en algún momento a la voz que calificaría como poco afortunados . "Fight our your life" otro corte que no me convence, tiene  un aire moderno que no la favorece en absoluto. "Attic light" aunque mejor que las dos canciones anteriores, es la tercera canción consecutiva que es más powerpop que no Rock. Con "Gone Ten" se recupera parte del encanto perdido un riff zeppeliano estilo  "Kashmir" pero con un aire más oscuro, la voz del pequeño Cornell recordando más que nunca la de su hermano, buen tema. Y cierra el álbum "Broken ornament" otro tema de reminescencias Soundgarden, correcto sin más. Y es que la segunda mitad del disco no está a la altura de los primeros seis temas, aún así paga la pena darle unas escuchas y dejarse llevar a otro tiempo. Si algún día Soundgarden decidiesen volver sin Chris, no tendrían que buscar muy lejos un sustituto, aunque me temo que el regreso de la banda podría producirse el año que viene, sin ir más lejos hace poco Kim Thayil acudió a un concierto de Chris Cornell, ya son ganas, me gustaría saber que piensa sinceramente de su nueva música, pero me temo que me quedaré con las ganas. La foto de hace unos días.