Nos adentramos en uno de los episodios más misteriosos de toda la II Guerra Mundial, e incluso de todo el siglo XX. Una de esas preguntas del millón, al estilo: ¿Quién disparo a Kennedy? Un hecho sobre el que se han escrito más de veinte libros de Historia e incluso a dado pie a dos best seller a los que nos referiremos más adelante. Y cuál fue el hecho capaz de generar tanta bibliografía y tantas especulaciones.

En la noche del 10 de mayo de 1941, en plena guerra y después de una de las noches de bombardeos más intensos por parte de la aviación alemana sobre Londres, Hess protagonizó uno de los casos más rocambolescos de la Segunda Guerra Mundial, poco tiempo antes de que Alemania pusiera en marcha la Operación Barbarroja e invadiera la Unión Soviética, el lugarteniente del Führer tomó en solitario un Messerchmitt de las Fuerzas Aéreas despegó del aeropuerto privado de la firma Messerschmitt, en Ausburgo. Eran las 17:45 horas del sábado, 10 de mayo de 1941, y cruzó en solitario el Canal de la Mancha en dirección a Gran Bretaña. Alcanzando tierras británicas a las 22:12 y pasando por el punto de encuentro a las 22:50. A las 22:08 había sido detectado por los observadores escoceses que informaron al mando de la RAF de que un extraño avión había penetrado en el cielo británico por la costa de Northumberland. La reacción fue de incredulidad. El mando aéreo británico no disponía de información sobre la fabricación en Alemania de aviones tan rápidos y de un radio de acción tan amplio. Pese a todo, una escuadrilla de la RAF, mandaba por el duque de Hamilton salió en búsqueda del aparato. Pero no lo encontró, porque el Me-10 que no daría luego grandes resultados en combate era más rápido que los cazas británicos.
Mientras el duque de Hamilton buscaba el extraño avión, Hess buscaba el palacio del duque, ironías del destino. Hess se había lanzado en paracaídas a las 23:07 dejando que el avión se estrellase, tocando tierra a solo 19 kilómetros de la propiedad del duque.

Pero se dislocó ligeramente el tobillo y se encontró con un campesino escocés, un tal David MacLean, al que le dijo: "Soy un oficial de vuelo alemán llamado Alfred Horn. Estoy solo y voy desarmado". En un ejemplo increíble de lo que es la flema británica, el escocés lo llevó a su granja, se lo presentó a su mujer, que inmediatamente le preparó una taza de té y le vendó el tobillo. Poco después llegó a la granja un coche de la Home Guard, (una fuerza militar creada por Churchill), y trasladado a la localidad de Busby, no lejos de Glasgow. Donde quedó confinado como prisionero de guerra.

A la mañana siguiente 11 de mayo de 1941, Hess conseguiría su objetivo, ver al duque de Hamilton, este señala que en primer lugar examino los objetos que portaba el detenido en el momento de ser capturado: una cámara fotográfica de la marca Leica, fotografías familiares, medicamentos, tarjetas de visita del profesor Karl Haushofer y de su hijo Albrecht. Entro al cuarto del prisionero acompañado por dos oficiales. Pero ambos salieron a instancias del prisionero, que quería habla a solas conmigo. Hess empezó diciendo que me había conocido en la olimpiada de Berlín y que había almorzado varias veces en su casa: "No sé si me recordará usted, pero soy Rudolf Hess". A continuación entregó a lord Hamilton las propuestas de paz con Gran Bretaña, que había redactado conjuntamente con Hitler. Las cuales decían:
- El Reich tendría las manos libres en el Centro y el Este de Europa.
- El Reich garantizaba al Imperio británico a condición que se le devolvieran sus antiguas colonias. (Un acuerdo a vida o muerte entre ambas potencias).
- Se firmaría un tratado de paz con Italia, “cuyas peticiones no serían excesivas”.
- Gran Bretaña evacuaría Irak y el negociador por parte británica no sería, en manera alguna, Winston Churchill.
El duque de Hamilton, nacido en 1903 era amigo de Winston Churchill, probablemente esto unido a que Hess lo había conocido en 1936 durante las olimpiadas de Berlín, hizo que buscase en él apoyo. Su propuesta era clara: Alemania estaba dispuesta a proteger al Imperio Británico si éste no se oponía a la expansión germana en el continente. No hay que olvidar que la madre de Hess era británica y había sido educado en Alejandría (Egipto) colonia inglesa. Su fe en el Reich era tal que estaba convencido de que si Gran Bretaña seguía luchando sería tragada por Estados Unidos, que se repartiría el mundo con Alemania y Japón. El duque de Hamilton telefoneó al atardecer a Winston Churchill. Le comunico la noticia de la llegada de Hess y su impresión personal de que estaba completamente loco. En este sentido también se envió un telegrama con fecha 15 de mayo al primer ministro.

A lo largo de 1941, se entrevistaron con él además del duque de Hamilton, Sir Kirkpatrick, de Asuntos Exteriores; lord Beaverbrook, ministro de Abastecimientos que ya le conocía, y lord John Simon, miembro del Gobierno de Guerra, este último le preguntó si había llegado a Escocia con permiso del Führer; Rudolf Hess respondió: “Sin su permiso”. Y estalló en carcajadas.

Los británicos lo trataron como un criminal de guerra, fue internado en una casa situada en los alrededores de Londres. Se estudio su mentalidad y lo sometieron a continuos interrogatorios, manteniéndolo en total incomunicación con el exterior y sin recibir periódicos ni escuchar la radio. Acabada la guerra, en el juicio de Nuremberg fue condenado a cadena perpetua. El 18 de julio de 1947 es transportado a la prisión militar aliada en Berlín-Spandau, donde, se dice, la vigilancia que se le aplicaba era de veinticuatro horas.
El primero de octubre del mismo año fueron liberados Baldur von Schirach y Albert Speer, sus compañeros de celda, por lo que se sumía a Hess en una soledad absoluta. Con el tiempo se trasformaría en el único alemán preso de por vida fuera de la Cortina de Hierro. El 17 de Agosto de 1987, a los 93 años de edad, muere en el Hospital Militar Inglés en Berlín. Las causas de su muerte siguen sin estar claras, se habla de una neumonía, complicada por la artritis, de un suicidio, y hasta de un asesinato.
Hasta aquí la Historia más o menos oficial, pero como interpretar este hecho, ¿Estaba Rudolf Hess loco cuando voló a Gran Bretaña? ¿Tenía Hitler conocimiento de sus planes o los ignoraba por completo? ¿Fue todo producto de una conspiración montada por los servicios secretos británicos? Y para teorías que entrarían dentro de la leyenda urbana, las que afirman que Rudolph Hess no fue quien voló a Escocia, teoría que defienden incluso algunos historiadores.
Veamos lo que se dice de todos sobre todas estas cuestiones:
El escritor galés Martin Allen, publico uno de los pocos libros dedicados al tema que ha sido traducido al castellano, con el título: "El enigma Hess". El autor realiza una profunda investigación de la operación que tramaron los servicios secretos ingleses para engañar a Hitler y cuyo acto final fue la llegada de Hess a Escocia. Esta arriesgada conspiración contribuyó a hacer que Hitler creyera inminente la paz con Inglaterra y lanzara la invasión de la Unión Soviética que, finalmente, le haría perder la guerra. El autor intuye que Hess fue engañado, viajo a Escocia pensando en firmar un paz con Gran Bretaña, pero Churchill se oponía a una paz en esas condiciones, que después los alemanes se desentendieron del asunto y declararon a Hess "loco", que éste en todo momento afirmo su lealtad a Hitler y que todo respondía a un plan que salió mal.
Según Lynn Picknett, Clive Prince y Stephen Prior, los tres autores del libro titulado "Double Standards. The Hess Cover Up", el oficial nazi y mano derecha de Hitler efectivamente voló a Escocia el 10 de mayo de 1941 para entablar negociaciones con Gran Bretaña.
Sin embargo, los autores aseguran tener pruebas que demuestran que Hess perdió la vida un año después en un accidente aéreo en Gales, junto con el duque de Kent, y que el hombre que murió en agosto de 1987 en la cárcel de Spandau, en Berlín Oeste, era en realidad un doble que ocupó su lugar por encargo del servicio secreto
británico."Había dos Hess. Uno murió en 1942 y el otro en 1987". La hipótesis de que había un doble de Hess no es tan extraña: el mismo primer ministro británico Winston Churchill tenía uno. Entre las supuestas pruebas en las que se basan esta, el cadáver del muerto en Spandau, en el cuál no se encontraron rastros de las heridas de bala que Rudolf Hess dijo haber recibido en la Primera Guerra Mundial (1914-1918) y que el mismo documentó. Aparte el Hess de Spandau bebía alcohol y comía carne, mientras que el verdadero Hess era antialcohólico y vegetariano.
Teorías existen muchas hay una que incluso vincula al famoso Ian Fleming, el creador de la figura de James Bond, en una trama inglesa para llevar a Rudolf Hess a Gran Bretaña. Esta teoría que en principio puede parecer descabellada, tiene sin embargo sus defensores. Para el escritor americano Peter Levenda, Ian Fleming ideo un plan que involucraba una organización anglo-germana conocida como el “Link” (Enlace), una supuesta sociedad “cultural” que alguna vez había estado bajo la dirección de Sir Barry Domville, Director de la Inteligencia Naval entre 1927 y 1930. El “LINK” había sido investigado por Maxwell Knight, (otro agente británico amigo de Fleming y en el cuál se inspiró para crear la figura de 007), en los años 30 debido a su participación en actividades alemanas de espionaje, y fue disuelta en 1939 al iniciarse la guerra, luego de haber encontrado evidencias incriminatorias en este sentido. Para Peter Levenda, “Ian Fleming pensó que a los Nazis se les podría hacer creer que The Link aún existía y que podrían usarlo como señuelo para engañar a la dirigencia nazi. El punto era convencer a los nazis de que The Link tenía la influencia suficiente para derrocar al gobierno de Churchill e instalar en su lugar otro más manejable, que separadamente negociaría la paz con Alemania. Por eso Fleming, hizo creer que la organización supuestamente seguía en la clandestinidad en 1940. La sugerencia llegó bajo la forma de un anuncio astrológico hecho sobre el impresionable Rudolf Hess, quien ya estaba sugestionado por la ilusión de que sólo él podría hablar con los Británicos sobre paz con Alemania y que estaba escrito en su sino que así tendría que hacerlo. Uno de sus astrólogos de confianza, el Dr. Ernst Schulte –Strathaus, agente a sueldo de los Británicos, animó a Hess a emprender su misión a Inglaterra el 10 de Mayo de 1941, una fecha significativa debido a una rara conjunción de seis planetas en el Signo de Taurus. El Duque de Hamilton también había sido preparado para hacerle saber a Hess que estaría encantado de atenderle si se decidía a viajar a Inglaterra con tal misión. De manera que Hess, un avezado piloto, se embarcó en un peligroso vuelo en solitario hacia las Islas Británicas, lanzándose en paracaídas sobre Escocia guiado por símbolos ocultos, y allí fue inmediatamente arrestado por los Británicos. Lo cierto es que Ian Fleming agente de la inteligencia naval británica sugirió que Aleister Crowley (el ocultista) era el hombre indicado para interrogar al nazi Rudolph Hess.
Como veis hay un momento que parece que la realidad y ficción se dan de la mano, involucrando a personajes que a priori uno no asociaría a Rudolf Hess, como Ian Fleming.
Ya para acabar si lo que buscáis es una buena novela recomendaría "El prisionero de Spandau" de Greg Illes. Sinopsis: Berlín, 1987. Con la muerte de R. Hess parece cerrarse uno de los episodios más extraños de la Segunda Guerra Mundial. ¿O no? Una vez fallecido el último recluso de Spandau, el prisionero número siete Rudolf Hess, y para evitar que la cárcel se convierta en nuevo centro de peregrinación neonazi, las cuatro potencias vencedoras de la guerra y administradoras de la ciudad de Berlín, deciden derruir la prisión y montan guardia alrededor de sus escombros, para evitar la presencia de los buscadores de reliquias. Un joven policía de la República Federal de Alemania encuentra unos papeles ocultos entre los escombros de la prisión
de Spandau. Se trata del diario de un prisionero que cuenta cómo fue entrenado por las Schutzstaffeln (SS) para ser el doble de Rudolf Hess el prisionero número 7. Si el prisionero no era Hess... ¿quién era en realidad? ¿Y qué fue del segundo hombre más poderoso de Alemania?. Excelente Thriller.
Existe otro libro que no me he leído pero que a priori también resulta interesante se trata de "El último día de la guerra" , de Christopher Priest Sinopsis: Es una ucronía pura, en la que el autor instala su historia directamente en la variante histórica elegida y desarrolla paso a paso la trama sin necesidad de acudir a recursos de ciencia ficción para explicar el paso. La historia alternativa se convierte así en la historia real. El segundo al mando de Hitler, en secreta misión especial, se presentaba en Escocia tras un audaz vuelo; impacientes por cerrar la operación los nazis actuaban de forma directa. Tras la espectacular acción de Hess. En 1942 se firmó la paz entre el imperio británico y el III Reich alemán, a partir de ahí la historia del mundo cambió notablemente.
Y por último una foto incomprensible, el lugar donde se estrelló el avión de Hess, en la actualidad presenta este aspecto y esta lápida rememorando la noche del 10 de mayo, si lo tuvieron preso los británicos durante 46 años, como es que en ese monumento lo llaman bravo y heroico Rudolf Hess. ¿Alguien lo entiende?